sábado, 26 de mayo de 2012

Si desconfío es porque confié demasiado y me fallaron. Si soy celosa es porque cuando no lo fui te perdí. Si me enfado demasiado es porque cuando lo aguantaba todo, todos se aprovecharon de mi. Si te digo que te quiero es porque de verdad lo siento, y si no lo demuestro es porque tengo razones para no hacerlo. Si te digo para siempre es porque quiero tenerte siempre a mi lado. Si te pido perdón es porque soy capaz de tragarme mi orgullo por ti.